Publicado en Cienciorama.

 

Imagina que eres una araña. Una avispa te pica y estás inmovilizada. Después, la avispa inserta una pequeña larva en tu abdomen –o si tiene prisa, nada más la deja pegada sobre tu vientre–. Para cuando recuperas la movilidad la larva ya ha empezado a alimentarse de tu sangre, pero no hay nada que puedas hacer, ya que sientes un impulso enorme por construirle un nido a este parásito. En cuanto terminas el nido, la larva termina de devorarte y emprende el proceso de convertirse en avispa en la comodidad del nido que construiste.

Keizo Takasuka y sus colegas de la Universidad de Kobe, en Japón, buscaron elucidar la manera en que la avispa Reclinervellus nielseni logra controlar a la araña Cyclosa argenteoalba, y cómo está formado el nido que le construye.

No fue tarea fácil, ya que tuvieron que observar más de 1,600 arañas cerca de las ciudades japonesas de Tamba y Sasayama, para encontrar suficientes muestras infectadas por la larva de la avispa. El resultado fue de sólo 23.

Las arañas tejen dos tipos de redes, una sencilla pero resistente para descansar y protegerse cuando mudan de exoesqueleto. Esta telaraña es capaz de reflejar los rayos UV y con ello se evita que sea dañada por pájaros e insectos voladores capaces de detectar los UV. El segundo tipo de red que construyen estos arácnidos es de cacería, sin reflejante UV para que los insectos caigan en ella, y con el patrón de telaraña que todos conocemos. Tras estudiar las arañas infectadas en el laboratorio, los científicos notaron que el nido que le construyen a las larvas está hecho con el primer tipo de telaraña –con reflejante UV–. Pero las arañas no construyen el nido desde cero, lo arman sobre la red de cacería que estaban usando, desmontándola en el proceso. Al final de esta nota hay un link a un video donde se observa el fenómeno.

Keizo Takasuka y su grupo de investigación aún no logran resolver cómo la larva de la avispa hace que la araña trabaje para ella. Pero sospechan, por el tipo de telaraña que se utiliza y la forma de la red que construyen, que la larva libera dentro de la araña hospedera una hormona muy parecida a la que produce ésta cuando va a mudar de exoesqueleto y debe de construirse una buena red de descanso.

Es entonces cuando la araña deja de ser una araña y pasa a convertirse en una extensión de la avispa.

Fuente: Takasuka Keizo, Yasui Tomoki, Ishigami Toru, Nakata Kensuke, Matsumoto Rikio, Ikeda Kenichi, Maeto Kaoru. Host manipulation by an ichneumonid spider ectoparasitoid that takes advantage of preprogrammed web-building behaviour for its cocoon protection. The Journal of Experimental Biology. Agosto 2015. http://jeb.biologists.org.biblioteca.ibt.unam.mx:2048/content/218/15/2326.abstract

Video de una araña infectada construyendo el nido: https://www.youtube.com/watch?v=G7YW8Fkei48

Imagen: Una larva de avispa parásita sobre el abdomen de una araña. Fotografía de Keizo Takasuka ©2015 by The Company of Biologists Ltd

Más de estas avispas en Cienciorama. “Avispas parasitoides: intrincadas estrategias de reproducción”. Por Natalia Martínez Ainsworth. http://www.cienciorama.unam.mx/#!titulo/284/?avispas-parasitoides–intrincadas-estrategias-de-reproduccion

Anuncios